EDUCACIÓN PRIMARIA

1h a 5h

Sesión 2

Cuidar es otra historia

Ejes

– Igualdad de género / Prevención violencias machistas.

– Cuidados.

 

¿Qué pretendemos?

A través de un juego de cartas, buscamos fortalecer la conciencia personal y ciudadana sobre los cuidados como eje central de nuestras vidas y sociedades, cuestionando el actual modelo que genera injusticias y desigualdad de género.

¿Qué necesitamos?

Descarga en la web de «Cuidar es otra historia» el juego al completo:

¿Cómo lo hacemos?

Usaremos solamente las cartas de la 1 a la 25.

Para jugar de forma sencilla podemos comenzar con las instrucciones del juego de 3 a 8 años, de la guía del juego, hasta que nos familiaricemos con las ilustraciones y contenidos de cada carta.

El grupo se coloca de pie en círculo. Presentamos la actividad diciendo «este es un juego sobre el cuidado». Las personas del grupo, a la vez, con las dos manos abiertas, dan dos golpes suaves en el pecho diciendo «Yo me cuido», después las manos se abren hacia fuera y mirando a alguien dicen «Yo te cuido» y con las manos una vez arriba y otra abajo (al techo y al suelo) dicen: «Yo lo cuido».

El grupo se sienta en círculo en el suelo. Se plantean estas preguntas: ¿Quién me cuida a mí? ¿Cómo me cuidan? ¿Me gusta que me cuiden? ¿Cómo podemos cuidar? ¿A quién, o a qué?

Se presenta la baraja, muestra el mazo de cartas, que 3 personas del grupo elijen una carta dejando cada una de ellas boca abajo, se descubren las 3 cartas, se dejan en el centro y el grupo ha de elegir solo una (por ejemplo, por votación), la carta elegida se deja en el centro del círculo y las otras dos se retiran.

Pasamos a contar el RELATO, el cuento al que se refiere la carta según el texto original (Ver Anexo «Cada carta tiene su historia»).

VISUALIZACIÓN. Se invita al grupo a cerrar los ojos, tomar una postura cómoda (sentadas o tumbadas boca arriba) y con espacio entre las personas. Damos pautas para orientar la respiración («imagínate que tu respiración llega hasta los pies y los llena de aire; poco a poco el aire sube por las piernas hasta las rodillas y va subiendo hasta que el cuerpo entero se llene de aire»).

Propone una imagen de la carta a partir del cuento. Con la voz vamos situando al grupo en el centro de la escena que queremos investigar. «Imagínate que tú eres… Y estás…», ponerles en la situación y aportar preguntas: ¿Cómo es el sitio en el que estás? ¿Qué hay a tu alrededor? ¿Cómo te sientes? ¿Qué quieres hacer? Allí donde estás, ves que se acerca alguien… ¿Quién es? ¿Cómo es? ¿Qué te dice? Esa criatura se despide, ves cómo se va marchando. ¿Cómo te sientes con su marcha? Vuelves a estar sola. Vas a despedirte de este lugar. Poco a poco abres los ojos.

Después el grupo se sienta de nuevo en círculo y se comentan en grupo grande las escenas (qué han visto y qué han sentido). El ejercicio dura en torno a 10 minutos.

A partir de lo que han escuchado o visualizado, se invita al grupo a moverse por el espacio como alguno de los personajes de la carta o el que nos hayamos imaginado, de forma libre. Después se vuelve al círculo y se propone una presentación del personaje con los cuidados. Se hace de manera colectiva, como un eco, con voz y con movimiento. Será con esta fórmula: «somos la clase de… queremos cuidar al personaje así… (Eligen conjuntamente un movimiento o posición que exprese cómo cuidar); el cuidado que queremos es… (Con palabra y con gesto) y el cuidado que damos es…» 

Se recuerda al grupo: «estamos aprendiendo sobre los cuidados». El personaje que hemos imaginado o sea presentado ¿es un personaje que cuida, que descuida, o que necesita cuidado? ¿Qué cuidados da o recibe?

Damos un tiempo para que cada cual proyecte de manera plástica lo que ha visualizado o sentido: se puede hacer un dibujo o figura de plastilina en relación con el personaje y el cuento.

Las obras se ponen en el centro de la sala para poder verlas en grupo. Podemos hacer varias sesiones con diferentes cartas, para incluir distintas visiones sobre los cuidados.

Es fundamental que al final de la sesión, el grupo sea consciente del valor de los cuidados para la sostenibilidad de la vida, de cómo los cuidados han sido realizados habitualmente por las mujeres y han sido invisibilizados y la importancia de la corresponsabilidad en las tareas de cuidados.  Para esta reflexión nos sirve de marco el ODS 5 Igualdad de género y su meta 5.4. Reconocer y valorar los cuidados.

¿Quieres saber más?

Se pueden encontrar diferentes variantes del juego adaptadas a la edad del alumnado de primaria en la «Guía Didáctica cuidar es otra Historia» en las instrucciones de juego de 7 a 12 años.

Otros recursos

Video «Emma está harta», video de animación para cuestionar la socialización diferencial de género, los estereotipos de género y para animar a conocer mujeres referentes en la ciencia, el arte, la política… Actividades en la propuesta didáctica de InteRed «Vive más la igualdad».