MÉXICO Y REPÚBLICA DOMINICANA y los derechos de las mujeres

Centro de Derechos Humanos Victoría Díez

Como dice ONU Mujeres, «la violencia contra las mujeres y las niñas es una grave violación a sus derechos humanos con consecuencias físicas, sexuales, psicológicas e incluso mortales para las víctimas. Además de afectar el bienestar de las mujeres que la padecen, la violencia ejercida en contra de ellas también impacta negativamente a sus familias, comunidades y países». En México, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más han padecido algún incidente de violencia lo largo de su vida[1]. La violencia contra mujeres y niñas es estructural y sistémica. Gran parte de los delitos quedan impunes, con fiscalías que no responden a tiempo a las denuncias de desaparición, con policía que no actúa adecuadamente, con comunidades que se inhibe en los casos de violencia de género en las parejas entendiendo que es un asunto privado.

En León, Guanajuato, la Escuela de Defensoras Comunitarias de Derechos Humanos está dirigida a promotoras comunitarias en situación de marginación y exclusión, con el objetivo de ofrecer formación a las mujeres para desarrollar la capacidad de concebirse como sujetas de derechos, orientar y acompañar a las mujeres víctimas de violencia, así como organizarse y generar acciones de exigencia de los derechos de todas y todos. Esta es una de las iniciativas del Centro de Derechos Humanos Victoria Díez, organización no gubernamental, fundada en 2001, por un grupo de mujeres y hombres comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres.

Por acuerdo y mandato institucional, el Centro de Derechos Humanos Victoria Díez desde su fundación trabaja por la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres, -desde una perspectiva de género-, haciendo con ello una opción dentro del conjunto de derechos humanos. Las personas que forman el equipo del Centro se proponen: «impulsar un movimiento capaz de promover y defender el pleno ejercicio de los derechos humanos con una propuesta socioeducativa que incida en políticas públicas desde la perspectiva de género».

En defensa de los derechos de las mujeres y niñas y especialmente en la defensa a una vida libre de violencias, en los últimos años el Centro de Derechos Humanos ha llevado a cabo distintas acciones, pudiendo citar la campaña contra el feminicidio instando a la introducción de modificaciones legales de acuerdo a estándares y criterios internacionales, el impulso al mecanismo de «órdenes de protección de emergencia y preventivas» para mujeres, que contempla la ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en Guanajuato, la realización de investigaciones sobre la seguridad de las mujeres en contextos suburbanos, la campaña contra el acoso en los espacios públicos como una forma de violencia…

El CDHVD forma parte de la red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos: Todos los Derechos para Todas y Todos. También está en vinculación constante con organizaciones y colectivos feministas de la región, así como con universidades como la Universidad Campesina Indígena en Red (UCI-RED) y la Universidad Iberoamericana León, particularmente con el Programa de mujer y relaciones de género.

Confederación Nacional de Mujeres del Campo (CONAMUCA)

República Dominicana es un país de extrema desigualdad resultado de un modelo económico que no distribuye. El 28,9% de la población vive en situación de pobreza, cifra que se prevé subirá con el impacto de la Covid-19, al ser un país muy dependiente del turismo. Las organizaciones de mujeres como CONAMUCA advierten como en momentos de crisis los derechos de las mujeres retroceden.

La Confederación Nacional de Mujeres del Campo (CONAMUCA), en sus más de treinta años de existencia y de lucha siempre se ha mantenido firme ante la defensa de los derechos de las mujeres. Su origen se debe precisamente a su posicionamiento de equidad e igualdad. La CONAMUCA surge de una separación del Movimiento Campesino Independiente (MCI), por entender que el mismo no respondía a las necesidades y demandas de las mujeres del campo y por la marginación de las lideresas dentro de los espacios de poder y de toma de decisión en la organización. Su fundación se realiza en el año 1986, primero con el nombre de Confederación Nacional de Mujeres Campesinas (CONAMUCA), la cual posteriormente pasó a llamarse Confederación Nacional de Mujeres del Campo (CONAMUCA), un cambio de nombre que responde a hacer más inclusiva la organización, ya que el perfil de las asociadas fue cambiando. En su trayectoria, la Confederación Nacional de Mujeres del Campo ha acompañado activamente todas las luchas que se han librado en República Dominicana en defensa de los derechos de las mujeres, desde la lucha por el acceso a la tierra hasta la lucha por el derecho a una vida libre de violencia. Sus contribuciones también se reflejan en la reflexión en torno a la necesidad de cambios en el modelo productivo; sobre la necesidad de la protección y defensa de la semilla; sobre la necesidad de la protección del medioambiente; sobre la necesidad de una reforma agraria integral y sobre el impacto de la megaminería.

La CONAMUCA ha venido profundizando en su análisis sobre la opresión y subordinación de las mujeres, en especial de las campesinas y la forma en que el sistema patriarcal, el capitalismo y el neoliberalismo se refuerzan mutuamente para agravar la situación de subordinación, opresión, explotación y discriminación de las mujeres, de manera más severa la de las mujeres del campo. Frente a esto, su objetivo es impulsar la construcción de un modelo de sociedad basado en la equidad y que rompa con la discriminación social, económica, política y cultural que viven las mujeres dominicanas, en especial las del campo.

Cabe resaltar el aporte de la CONAMUCA en la formación y capacitación de las mujeres del campo (alfabetización, educación continua y formación profesional), en comunidades alejadas, y su trabajo con mujeres adolescentes y jóvenes, especialmente a través de la capacitación y la formación y del desarrollo de un programa para la prevención del matrimonio infantil, las uniones tempranas y el embarazo en adolescentes, también destaca el involucramiento de las jóvenes en la campaña «Resetéate para prevenir la violencia».

Es una de las organizaciones referentes en el país en defensa de los derechos de las mujeres, con una participación muy activa en actividades de incidencia y movilización social.

[1]. ONU Mujeres México Consultada 17 de agosto de 2020.